martes, 10 de julio de 2012

El Dolmen de la Cascaja, Peciña-San Vicente de la Sonsierra

En la comarca de Haro, y a trescientos metros de la mayor joya románica de La Rioja, la Ermita de Santa María de la Piscina, cerca de Peciña, una pedanía de San Vicente de la Sonsierra, se encuentra nuestro megalito de hoy, el Dolmen de la Cascaja. Destaca su cámara poligonal y, además de restos humanos, también se encontraron restos animales en él, lo que demuestra, en cierto modo, un culto a los mismos. Otra posibilidad es que pudieran ser ofrendados a los propios difuntos enterrados en él. No hemos encontrado más información que la que hoy aportamos.
Para finalizar, ya que hemos mencionado la ermita románica, diremos que destaca también la existencia de una interesante necrópolis junto a la misma.

vallenajerilla.com

*Fuente: Cartel explicativo junto al dolmen

El Dolmen de la Cascaja  está ubicado a 500 metros de Peciña. Fue decubierto en 1953 por D. Domingo Fernández de Medrano que lo adquirió en el mismo año salvándolo de la destrucción. Consta de cámara poligonal con losas de arenisca, como la roca del subsuelo de la que parte un corredor, de unos dos metros de longuitud en dirección sureste, hasta el borde del tumulo, que se halla dividido en dos compartimentos. Contenía craneos y restos de 31 sujetos, restos óseos de animales, además de abundante material entre el que cabe destacar unas láminas de pedernal, fragmentos de cerámica pertenecientes a dos vasijas y una punta de flecha de bronce en forma de hoja y de poco grosor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica