miércoles, 4 de julio de 2012

"Santuario" íbero de El Llano de la Consolación, Montealegre del Castillo

Nos acercamos, de nuevo, a uno de los municipios más ricos en arqueología, Montealegre del Castillo, en el Corredor de Almansa, donde a 5 kilómetros del Cerro de los Santos nos encontramos con lo que dicen fue otro santuario íbero, el de El Llano de la Consolación. Pero nosotros queremos dejar constancia de un estudio crítico -de María Cruz Marín Ceballos- que pone en duda la calificación de santuario para este yacimiento, calificación que ha constituido la conclusión mayoritaria hasta el momento. La autora de este estudio, más bien, piensa que todos los restos aparecidos no formaron parte de un antiguo santuario sino de una necrópolis. Algunos autores consideran que este yacimiento, a los pies del cual hoy en día se encuentra la Ermita de la Consolación, pueden ser los restos de la antigua ciudad de Ello o Elo. Como dato curioso, diremos que en este lugar apareció el conocido como Relieve del domador de caballos de gran parecido al de Villaricos del que ya hablamos en esta web.

Ermita y Llano de la Consolación, cedermonteiberico.com


*Fuente: María Cruz Marín Ceballos, El supuesto "santuario" ibérico del Llano de la Consolación (Montealegre del Castillo, Albacete).

Desde el primer momento nos resultó bastante extraña la proximidad de este supuesto santuario del Llano con el del Cerro de los Santos. Se podrá aducir que en la Antigüedad son frecuentes las "zonas sacras" con templos a diferentes divinidades, pero esta idea no es válida en nuestro caso. En primer lugar, porque los dos santuarios no están lo suficientemente próximos como para tal posibilidad, pero además, y sobre todo, porque en lo que hasta el presente sabemos de estos santuarios, es evidente que no se trata de lugares de culto a divinidades concretas, sino de centros religiosos en lugares generalmente agrestes, en los que confluyen gentes de toda una comarca, y en los que probablemente se adora a todas las divinidades del panteón ibérico. Según este criterio, no tiene sentido la presencia de dos santuarios tan próximos. Repasando, pues, el material aparecido, así como las excavaciones, hemos de confesar que no vemos motivos para pensar en la existencia de un santuario, idea lanzada por A. Engel y que ha sido seguida luego por todos los estudiosos del tema, sin pararse a investigar demasiado en las razones que se daban para ello. Sin duda ha influido mucho el espejismo del santuario del Cerro. 
La inmensa mayoría del material, como puede comprobarse, es típico de necrópolis. Sólo las gradas del supuesto templo, así como los restos arquitectónicos y escultóricos, podrían conducir a pensar en un templo a Sánchez Jiménez, a pesar de que él mismo, en su primer trabajo sobre el tema, confesaba que podrían corresponder a un monumento funerario. Así lo creemos nosotros en efecto. Respecto a las esculturas, algunas de ellas es probable se encontraran en el interior de ciertas tumbas, más concretamente pensamos en la dama sentada, visto el ejemplo de la dama de Baza.
En cuanto a los animales, como toros, leones o incluso los "quiméricos", con toda seguridad esfinges o grifos, muy probablemente haya que pensar en la decoración escultórica del monumento o monumentos funerarios, a los que corresponderían también los guerreros, caballos, jinetes, etc. En este sentido recordamos el conjunto aparecido en Porcuna, Obulco, que sin duda decoró un monumento funerario y del que forman parte animales alados, guerreros, toros, etc.
El relieve del "domador de caballos", que procede del Llano, aunque ignoramos el punto exacto, pudo pertenecer a la necrópolis, ya que otros ejemplares como el de Balones (Alcoy) se hallaron también en necrópolis.


Relieve del Domador de caballos, Rafael dP, flickr.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica