lunes, 23 de diciembre de 2013

El Olentzero y el Solsticio de invierno, Euskal Herria

Como no podía ser de otra forma, encontrándonos en unas fechas tan importantes como son las celebraciones del Solsticio de invierno en el hemisferio norte, este blog, como cada año desde su existencia, no podía dejar de rendir su humilde homenaje a esta ancestral festividad. Esta vez, además, voy a dedicar varias entradas a esta celebración basadas en la información que he encontrado en el magnífico blog Descubre Castilla, pues es mucha la información que contiene un excelente artículo sobre las celebraciones navideñas en Castilla y tierras limítrofes, artículo que desde aquí recomiendo -titulado Tradiciones Navideñas en Castilla-, y que he tenido el gusto de recibir directamente de su propio autor.
Empezaré por una especie de "Papá Noel" vasco, al cual se hace referencia en el mencionado artículo, el conocido como Olentzero.
Olentzero es un carbonero bonachón que trae regalos a los niños el día de Navidad. Actualmente se puede decir que es un sincretismo entre elementos mitológicos vascos, paganos y cristianos; así, del gigante o jentil que se convierte al cristianismo, se pasa al carbonero que vivía solitario en el monte, al que no gustaban los niños y del que se escondían cuando bajaba al pueblo a vender el carbón, terminando en la figura que, influenciada por los Reyes Magos y Papá Noel, el día de Navidad trae regalos a los niños.
Como afirmó Claude Labat, este personaje debe ser encuadrado entre las celebraciones del solsticio invernal y, como tal, debe entenderse como el renacimiento del Sol y la naturaleza. Así, se le representa con el aspecto de viejo descuidado, como símbolo del ciclo que termina, del "tiempo viejo", pues los pasacalles finalizan, en la mayoría de los casos, con la quema  de su figura el día de nochebuena, dando paso a un tiempo renovado y lleno de vida, o, en palabras de José María Satrustegi, "dejar el camino libre al año que llega".

El Olentzero en Balmaseda - blogturistico.com

Traducción del euskera de una canción tradicional)

Olentzero se ha ido
al monte a trabajar
con la intención
de hacer carbón.
Cuando ha oído
que ha nacido Jesus
ha venido corriendo
a dar la buena noticia.

Míralo! Míralo!
Nuestro Olentzero!
Con la pipa entre dientes
está sentado
también tiene gallos capón
con sus huevos
para merendar mañana
con una botella de vino.

Olentzero cabezón
tan sabio
ayer por la tarde se bebió
un montón de litros de vino.
¡Ay menudo tripón!
la,lara,lara
¡Ay menudo tripón!
lara, larala, laralala

Detrás de esta canción popular queda clara la ridiculización de un personaje y de un festejo claramente paganos en origen, algo que se reafirma tras las palabras del Padre Donostia -Aita Donostia- cuando lo describe como "cabezón sin inteligencia" o "puerco barrigudo". El renacimiento del Sol y de un nuevo periodo fue sustituido por el mensaje del nacimiento de Jesús, como se puede apreciar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica