lunes, 3 de marzo de 2014

El bronce de El Llano de la Horca, Santorcaz

Repetimos visita a uno de los más importantes yacimientos de la Segunda Edad del Hierro dentro de lo que fue territorio de la etnia carpetana. Estamos hablando de El Llano de la Horca, en Santorcaz, población de la comarca o Tierra de Alcalá, poblamiento en el que se han ido hallando, en las distintas campañas realizadas durante más de una década, bastantes objetos, además de restos de viviendas, calles y distintas estructuras. Uno de estos objetos es una placa de bronce con una serie de representaciones de clara influencia celtibérica; así, este enclave carpetano no se halla prácticamente limítrofe con La Alcarria, comarca ocupada, en su mayor parte, en el pasado por etnias celtíberas, con lo que no resulta demasiado extraño este detalle, quizás. Este tipo de placas solían formar parte de ajuares funerarios, pero al no haberse hallado en dicho contexto, sino en uno habitacional, se piensa pudo tener una función decorativa en la vivienda en la que se halló, aunque las escenas representadas parecen tener un gran simbolismo que se detalla a continuación en el texto que traemos como fuente, extraído del cartel explicativo de esta pieza en la exposición temporal existente en estos momentos en un centro cultural de la localidad de Pozuelo de Alarcón titulada "Los últimos carpetanos".



*Fuente: Cartel explicativo exposición "Los últimos carpetanos", Pozuelo (2014)

Placa broncínea muy fina que presenta una decoración figurada mediante la técnica de repujado o troquelado. En la parte superior aparece un rectángulo enmarcado por líneas escaleriformes con dos aves -posiblemente buitres- y debajo un ciervo en posición expectante. Por la izquierda cierra la composición una cenefa con cinco círculos concéntricos, posibles motivos lunares, que tal vez cerrarían perimetralmente toda la placa, rota por la derecha y por abajo.
Los paralelos remiten al ámbito celtibérico, donde placas broncíneas de este estilo, simples o articuladas para ser colgadas como adornos pectorales, aparecen en tumbas significadas. Su gran tamaño y el descubrimiento en un contexto doméstico tal vez hagan más verosímil que formara parte de algún apreciado elemento mobiliar en madera. En todo caso fue una pieza excepcional en territorio carpetano aunque de clara influencia celtibérica.
La iconografía podría representar, en el cuerpo superior, el mundo funerario del más allá con aves carroñeras y, en el inferior, separado por los escaleriformes que son caminos de acceso o separación entre mundos, el mundo de la naturaleza, representado por los cérvidos cuyas cuernas son a su vez símbolo de fertilidad e inmortalidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica