jueves, 20 de marzo de 2014

La Cueva del Niño, Ayna

Nos acercamos a la bella comarca de Sierra de Alcaraz, al municipio de Ayna. En él se encuentra la Cueva del Niño, que, según las gentes del lugar, con anterioridad se la conocía como "de los Niñotes", pues interpretaban las pinturas prehistóricas de las cuevas como hechas por niños. En ella hay pinturas del Paleolítico y del conocido como Arte Levantino, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y que va del 10.000 a. C. al inicio, más o menos, del Calcolítico, en torno al 4.500 a. C.
Del Paleolítico hay dos paneles, estando el principal en el vestíbulo de la cueva, el cual contiene trece grafías, con nueves figuras zoomorfas. De entre estas hay dos grandes ciervos y una cierva, que son las figuras centrales, alrededor de las cuales hay otras dos ciervas y un caballo. Existen además cabras y bóvidos. El segundo panel se encuentra en una sala lateral y está compuesto por menos representaciones; un caballo, la representación esquemática de una cabra y la figura más importante, una serpiente de gran tamaño, un animal poco representado en el arte paleolítico.

Cueva del Niño - Foto: Wikipedia

Las representaciones del arte levantino se encuentran en el exterior de la cueva, en un abrigo rocoso, estando constituidas por varias figuras humanas interrelacionadas en una escena. Las representaciones humanas, ya sean femeninas o masculinas, son la mayor singularidad del Arte Levantino.
En 1973 se hicieron varios sondeos arqueológicos descubriéndose distintos niveles que iban del Paleolítico Medio al Neolítico. Se descubrieron, además de útiles y herramientas de piedra, restos de animales consumidos como cabra montesa, caballo, ciervo e incluso los restos de rinoceronte. De época mucho más cercana -seguramente del Neolítico- se han hallado también restos de cerámica.
Estos restos pueden ser un indicativo de que la cueva fue habitada en distintos momentos, a pesar de lo cual también podría haber cumplido una función cultual, pues el arte levantino, principalmente, se cree tuvo una clara naturaleza mágica o sagrada, característica, seguramente, no exclusiva de este arte.


Representación de una serpiente en un panel paleolítico de la cueva. La serpiente, en muchas culturas, simbolizó la sabiduría o también la inmortalidad, pues mudaba su piel, interpretándose ese hecho como que de la muerte volvía a nacer la misma serpiente. Foto: Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica