miércoles, 11 de noviembre de 2015

Leyenda histórica alrededor del Risco de las Cuevas, Perales de Tajuña

Ayer visitamos unas cuevas que si bien son bastante conocidas en su ámbito comarcal, no lo son tanto fuera de su propio territorio. Hablamos del Risco de las Cuevas, un cortado en el valle del río Tajuña, perteneciente al municipio de Perales de Tajuña, en la comarca de Las Vegas; comarca que hace pocas fechas trajimos a Iberia Mágica para hablar de la lápida romana de Carabaña y de "La quema del Judas" de Tielmes. Se sabe, más o menos, que fueron creadas durante el Neolítico y que fueron ocupadas, en distintos periodos, hasta el propio siglo XX; según se dice, todavía hay personas vivas que las habitaron. Pero nuestra breve ficha, más que para realizar un análisis de las mismas, pretende dejar constancia de cómo una especulación histórica puede acabar convirtiéndose en creencia, además de acabar formando parte del acervo cultural de un pueblo como Perales de Tajuña. En este caso nos estamos refiriendo a la antigua población de Caracca, incluida por Ptolomeo en el listado de ciudades carpetanas, y descrita por Plutarco en la vida de Sertorio, donde narra el episodio a través del cual este militar romano y su ejército, durante las Guerras sertorianas, tomaron la ciudad de los caracitanos, que algunos autores sitúan en el Risco de las Cuevas. Según Plutarco, los caracitanos eran unas gentes que moraban sobre el río Tagonius -el Tajuña- (aunque en una edición de Frankfurt del año 1600 se dice Tagum -Tajo-), en un grande y elevado monte que tenía muchas cuevas y agujeros que algunos autores, como decimos, han identificado con el Risco de las Cuevas. No existe por la zona ningún yacimiento arqueológico que se asemeje más al descrito para Caracca, pero lo que no cuadra es la orientación que se describe en las fuentes clásicas, pues se dice que estas cuevas miraban hacia el septentrión, mientras que las del Risco de las Cuevas miran hacia el mediodía. Estemos o no ante la antigua Caracca, lo que es indudable es que, como hemos comentado, en Perales de Tajuña es vox populi la creencia de que los antiguos caracitanos fueron sus lejanos parientes y de que Sertorio y sus hombres cruzaron aquel valle, para tomar dicha ciudad carpetana.; así, se han hecho incluso recreaciones por parte del pueblo de Perales de Tajuña sobre ese episodio histórico, del que aportamos un vídeo encontrado en la red.
Hoy en día muchas de las cuevas, tras los derrumbes producidos, son inaccesibles, a pesar de lo cual merece mucho la pena visitar un lugar que vino siendo habitado desde la Prehistoria y disfrutar de las bellas vistas del valle del Tajuña.

Foto: Iberia Mágica - 09/11/2015

*Fuente: cartel explicativo del Risco de las Cuevas

No tenemos muchos datos que atestigüen la fecha de las cuevas, aunque hay referencias de materiales arqueológicos desde el neolítico, época a la que pertenecen los primeros utensilios líticos encontrados en la zona. Así mismo en las cercanías del Risco se han podido recoger importantes colecciones de material lítico (puntas de flecha, perforadores y cuchillos de silex) y multitud de restos cerámicos de la Edad del Bronce.
Según algunos investigadores, estas cuevas albergaron a los Caracitanos, una tribu carpetana a la que el general romano Sertorio, en el siglo I a. C., sometió tras ordenar a sus tropas que levantaron mucho polvo, que al ser arrastrado por el fuerte viento entró en las cuevas y sofocó a sus moradores. Un dato que ha aportado la arqueología y que corrobora que en las inmediaciones se produjeron combates, es la aparición de proyectiles de onda fabricados en plomo y que confirmaría la verosimilitud de las narraciones de las fuentes antiguas.


Valle del río Tajuña visto desde la conocida como Gran Cueva - Foto: Iberia Mágica - 09/11/2015
El Risco de las Cuevas visto de perfil desde la Gran Cueva - Foto: Iberia Mágica - 09/11/2015







5 comentarios:

  1. Amigo Argantonio, no conocía estas cuevas del Valle de Tajuña, pero al ver las fotos me han recordado mucho a las "covetes dels moros" en la localidad de Bocairent. La similitud entre unas y otras es realmente asombroso, e intuyo que tambien como seña de identidad de ambos pueblos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Placentino. Yo tampoco había oído hablar de las cuevas de Bocairent que me dices, aunque sí tenía entendido que dicho municipio valenciano encierra mucha huella arqueológica interesante. Tomo nota de ello, amigo. Gracias por el apunte; eres un gran colaborador de ese humilde sitio con tus comentarios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. De nada, amigo. Es al contrario, en todo caso un humilde colaborador de este gran sitio.
    La verdad es que desconocemos bastante todo lo que no esté en nuestra provincia o Comunidad autónoma, no mirando mas allá de lo que tenemos delante de nuestras narices (y a veces mi siquiera lo que tenemos delante) cuando la península Ibérica, e islas, encierra multitud de tesoros por descubrir y conocer. Por eso es de agradecer la labor de divulgación que realizas.
    Te diré que Bocairent está muy cerca de Moixent (Mogente) donde se halló la conocida figurilla del guerrero íbero a caballo de bronce.
    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Pienso lo mismo, a poco que uno se pone a curiosear por su comarca, o los alrededores de la misma sin ir más lejos, es mucho lo que hay por descubrir. Cuando uno cree que lo tiene todo visto en su zona, siempre surge algo nuevo que sorprende, es uno de los grandes alicientes de esta vida que, de momento, no nos pueden robar. En relación a Moixent, mencioné de pasada el Guerro de Mogente cuando hablé de la necrópolis íbera del Corral de Saus, pero aún, que yo recuerde, no le he hecho ficha a esta figura y la merece.
    Otro saludo, Placentino.

    ResponderEliminar
  4. HOLA, PRECIOSO!! alguien me puede escribir la leyenda completa de las cuevas? gracias

    ResponderEliminar

 
Tweets por @IberiaMagica